En tu vida eres el experto.

¡Hola! Soy Chloé, dueña fundadora de Chloé´s Nutrition a nivel nacional y durante los últimos 9 años me he dedicado a ayudar directamente a más de seis mil personas con sobrepeso, obesidad y enfermedades crónico – degenerativas e indirectamente a más de quince mil, te doy las gracias por darme tu confianza para leer esto, estoy segura de que cambiarán todos los conceptos e ideas que tienes acerca de “hacer dieta”.

Me encantaría que supieras un poco de mi historia antes de comenzar a revelarte mis secretos para dejar de hacer eso a lo que tú le llamas “dieta”, primero que todo es importante decirte que he pasado por muchas etapas en cuanto al peso y tallas, he experimentado estar muy delgada, estar con sobrepeso y estar estable como ahora, sé lo que se siente que te digan “gordita” de apodo y no de cariño; soy una mujer muy chaparrita, mido 1.45 y peso 44 kilos.

Cuando nací no quería recibir ni tomar la leche que mi madre me daba, así que me dieron fórmula para lactantes, de los 2 a los 3 años mi papá pedía que me hicieran todo papilla porque no quería masticar, de los 3 a los 6 años odiaba el betabel, la piña y me quedaba al último en el comedor del kínder porque me forzaban a comer todo y no podía levantarme hasta terminar.

 

Cuando cursaba segundo año de primaria me enfermaba mucho de las vías respiratorias y tuvieron que quitarme las anginas, en ese entonces me decían “la niña más falda que niña” ya que era extremadamente delgada, recuerdo que días antes de la cirugía toda mi familia empezaba a decirme -¡Después de la operación al fin vas a subir de peso, vas a comer mucho!- …

Fue ahí en donde empecé a creerme todas esas palabras, desde ese día empezó mi sobrepeso, salí del hospital y empecé a comer como nunca, tomaba hasta un litro de refresco de cola al día, no incluía frutas en mi alimentación y mucho menos verduras.

Cuando llegaron los 8 y 9 años ya tenía sobrepeso y obesidad respectivamente, mis tías y mis primos me apodaban “la globis”, “la bombis”, “la gordis”, y frente a toda la familia me exponían con frases como “estas muy gorda, ni deberías usar esa ropa”, al principio no entendía nada, no sentía nada, o pretendía no sentir, hasta que me miré en el espejo y me di cuenta de que mi abdomen ya no me gustaba, se le hacían celulitis, la ropa me quedaba apretada y mi cara se veía redonda; para mi madre era algo normal, decía que después me iba a estirar y se quitaría todo, pero ni crecí como debía en la estatura ni desaparecieron todos esos kilos que llevaba cargando conmigo.

De los 12 a los 15 años me daba pena que me vieran comer y sólo lo hacía una vez al día, entrenaba 2 horas diarias de natación, empecé a bajar de peso, pero mis hábitos de alimentación seguían mal, pasé por varios nutriólogos y nunca regresaba, mi sorpresa fue que de los 15 a los 19 años, de nuevo los kilos extra estaban en mi cuerpo.

 

Durante el último año de la preparatoria mi abuelo murió a causa de diabetes e insuficiencia renal, era triste ver como se deterioraba cada día más y escucharlo contarme acerca de lo que le decían en la consulta de nutrición del Seguro Social “Sólo me dicen que ya no me coma mi tamal”.
Créanme lectores, su manera de alimentarse le hubiera regalado más años de vida. Y fue en ese momento que tomé la decisión de estudiar algo que pudiera dejar un legado, que pudiera ayudar a miles de personas e impactar en muchas familias, pero sobre todo algo que primero pudiera ayudarme a mí para brindarlo a los demás, aún recuerdo que al entrar a la universidad me preguntaron en el examen psicométrico: ¿Para qué estudias la licenciatura en Nutrición? Y mi respuesta fue -Voy a poner un granito de arena para mejorar la salud de mi país.
Ha sido un camino largo, el cuál estoy feliz de recorrer pues como ya leíste, he pasado por los extremos necesarios para finalmente encontrar el equilibrio diseñando un método adaptado a los alimentos que tengas disponibles, sin matarte de hambre, rico, delicioso y sin culpa.

Si te identificas con algo de lo que acabo de contarte y ya te cansaste de probar de todo sin tener resultados, es momento de tomar acción y convertir a tu cuerpo en la versión que más amas de ti, estoy segura de que con este sistema lo lograrás con facilidad, alegría y diversión.

Así lo dicen muchas de las personas que estuvieron en mis programas en donde vamos de la mano hacia las metas.

Estamos seguros que podemos llegar lejos si nos tomas de la mano. Vamos por ese cuerpo y esa salud que desas. Descartar

Obtén tu acceso ¡GRATIS! Y deja de pelear con las dietas y tu cuerpo.

Esto es para TI, si quieres bajar de tallas y olvidarte de las dietas.

El paquete incluye, un test, las comidas perfectas, el recetario, grupo en face y una clase gratuita.

¡Genial! espera el correo en tu Bandeja de Correos alli están las instrucciones